¡HOT SALE!  hasta 40% DTO en toda la tienda Quedan:  0d. 0h. 0m. 0s.

Saco de dormir bebé y nanas

Sacos de dormir para bebés

¡Esto que te vamos a contar es una idea genial! ¡El último gran invento para los bebés, y para las mamás y papás! ¿A qué viene tanto entusiasmo? Pues ahora lo verás porque te vamos a hablar de los sacos de dormir para bebés y las nanas francesas.

Como os decíamos, es el último gran invento para que el bebé no pase nunca frío en su cuna, para que jamás se destape y para que tú no tengas que pelearte con las sábanas, su funda nórdica o su manta.

Y, ¿sabes lo mejor? Que si tú tienes la seguridad que jamás se van a destapar tú también dormirás a pierna suelta, a menos, claro está que se despierten a media noche porque tienen hambre o por otros motivos. Porque, claro, noches horribles vas a pasar. De eso no te libra nadie.

Y ahora vamos a caer en una perogrullada. ¿Qué es un saco de dormir de bebé? Pues sencillamente eso. Un saco. Es una pieza textil que tiene normalmente una cremallera lateral de arriba a abajo para que puedas meter el bebé. En la parte de los hombros tienes dos clics para cerrarla.

Podrás introducir sus manitas y sus piececitos por los agujeros confeccionados exprofeso. El saco es bastante más ancho en la parte de los pies para que tenga total libertad de movimientos.

Y ¿sabes lo mejor? Que por mucho que se mueva, nunca tendrá frío. Los materiales con los que están hechos los sacos de dormir y las nanas francesas son muy ligeros para no agobiar al bebé, pero a la vez abrigan muchísimo.

Con los sacos para bebés no tendrás que utilizar ningún otro tipo de cubrecama.

Sacos de dormir para bebés

Sacos de dormir para bebés multifunción

Otra ventaja. Ya verás que bien que te va a venir. Puedes utilizar este saco para bebé cuando vayas de paseo con tu bebé en la maxicosi o en su carrito. ¡Y despreocúpate del frío que pueda hacer en la calle!

Sí, ya sabemos que a muchas mamás les da mucha pena cuando deciden cambiar a su hijo de habitación, es decir, que dejan de dormir en la de sus padres para tener una propia. Pero dicen los especialistas que es lo mejor para él porque tienen que acostumbrarse cuanto antes a saber cuál es su habitación.

Para estas mamás que se preocupan, los sacos para bebés son los más indicados, porque, como ya hemos dicho, nunca se van a destapar.

Eso sí. Tendrás que tener las mismas precauciones. Nos explicamos. Deberás procurar que duerma de lado, nunca boca arriba y no le pongas almohada hasta que cumpla un año. No es aconsejable.

Por cierto, no pienses que vas a meter a tu bebé en uno de estos sacos que se utilizan para ir de acampada. ¡Qué va! No tienen nada que ver. Son totalmente distintos, adaptados a tu bebé. Y los hay con diseños muy simpáticos. E incluso hay sacos que incorporan una cinta para sujetar el chupete a juego y que encima sirve para que no lo pierdan. Como ves, todo son ventajas.

¿Qué es un saco de dormir para bebé?

El saco de dormir para bebé se popularizó en los países del norte de Europa hace ya más de 25 años. Estos países también son los “responsables” de la popularización de las fundas nórdicas tanto para adultos como para niños y que se han convertido en uno de los cubre camas más utilizados en la actualidad.

Los sacos de bebé se han pensado en un principio para sustituir a las sábanas y a las mantas. Muchos pediatras recomiendan que el bebé recién nacido sólo duerma con una sábana bajera y un pijama, pelele o bien con un saco nórdico. ¿Por qué? Pues porque se evita el riesgo de que el bebé se pueda enredar con las sábanas, la manta o cualquier otro cubre cama.

En este caso sólo hay que ponerle el saco de dormir para bebé y vigilar que haya una temperatura adecuada en la habitación en la que duerma el bebé.

También es mucho más seguro que el pijama tradicional ya que una vez que le colocas y le abrochas el saco de dormir no corres ningún peligro que se pueda tapar la cara con la parte superior del pijama.

Lo cierto es que desde los países del norte de Europa, los sacos de dormir para bebés también se han popularizado en el resto de Europa y por supuesto en España. Muchas familias consideran que es la manera más segura de que el bebé duerma, además de que son piezas textiles que ofrecen mucha comodidad y confort.

Sacos de dormir para bebés

¿Pueden prevenir la muerte súbita del lactante?

Está claro que una de las grandes preocupaciones de los papás y las mamás es la muerte súbita del lactante. Es un tipo de muerte cuyas causas no se conocen al cien por cien y sería aventurado decir que los sacos de dormir para bebés la pueden prevenir. Lo que sí que es cierto es que este tipo de prenda textil evitará que se enrede con las sábanas y sí que puede prevenir la asfixia, siempre y cuando los sacos de dormir estén bien confeccionados

¿Cubre todo el cuerpo del bebé?

Sí. Que no te quepa ninguna duda. Con el saco de dormir de bebé, también llamados nanas o nanas francesas, todo el cuerpo del recién nacido quedará resguardado de las bajas temperaturas del invierno. Los sacos de dormir están confeccionados con mangas largas, para que siempre esté calentito. Para el verano, claro está, los encontrarás mucho más fresquitos.

Esto es más importante de lo que parece. Tienes que pensar que los bebés, sobre todo los que tienen pocas semanas de vida, vienen de estar en el líquido amniótico de la madre, es decir, en un hábitat muy calentito y necesitan mucho más calor en las primeras semanas.

De todas formas, y aunque le pongas las nanas francesas, vigila siempre la temperatura del bebé. Tócale frecuentemente la nuca, la parte superior de la espalda y las manitas y comprueba que no estén frías.

Sacos de dormir para bebés

¿Con qué material se confeccionan?

Los sacos de dormir para bebés están habitualmente confeccionados en algodón, una fibra natural que evita la irritación de la piel. La piel de los bebés es todavía muy sensible y no se puede arriesgar en este sentido. El algodón también es la mejor fibra para mantener la temperatura corporal del bebé.

Debes tener en cuenta que evidentemente no va a ser lo mismo un saco de dormir para bebés hecho con un forro polar que uno que esté elaborado con otro tipo de materiales más ligeros como el algodón. Si vives en una zona extremadamente fría tendrás que seleccionar muy bien con qué material está confeccionado.

Lo cierto es que en el mercado existen muchos tipos de sacos de dormir para bebés. Incluso existen algunos mucho más ligeros que el algodón. Nosotros no te aconsejamos que los utilices porque al bebé le has de procurar calor. Piensa más en el confort del recién nacido que en los diseños. Eso sí. También debes tener en cuenta el verano y quizá te interese hacerte con un saco que sea igual de ligero que una sabanita.

¿Se puede mover el bebé dentro del saco?

Por supuesto que sí. Los sacos de dormir para bebés están diseñados y elaborados para que los niños recién nacidos tengan total libertad de movimientos. De todas formas, y por si acaso, comprueba que esto es así cuando adquieras una de estas piezas textiles.

¿Evita que el bebé se gire?

Sí. También es muy útil en este sentido. Por sus características el bebé no se puede dar la vuelta en su cuna y reducen el riesgo de muerte súbita. El saco de dormir está siendo muy recomendado por muchos pediatras.

Sacos de dormir para bebés

¿Qué tipos de sacos de dormir existen?

Estas prendas textiles se dividen por grosor y por tamaño. Puedes elegirlos de esta manera para bebés de diferentes edades y para diferentes zonas geográficas, dependiendo de frío que haga. La clasificación que se utiliza para elegir el mejor saco es la siguiente:

  1. Tog 0,5: Es el que se suele utilizar durante el verano o para habitaciones muy calurosas. Digamos que es el modelo fresquito.
  2. Tog 1: Si tienes una habitación que ronde entre los 21 y los 23 grados centígrados, éste es el indicado.
  3. Tog 2,5: Es el más indicado para las estaciones de entre tiempo y dependiendo, claro está de la zona geográfica en la que te encuentres. Puede servir para muchas situaciones.
  4. Tog 5: Este es el que tienes que comprar sí o sí para los meses de invierno o en el caso de que tengas una casa muy fría.

En algunas etiquetas de algunos fabricantes verás esta clasificación con el nombre de “resistencia térmica”. Fijamente bien porque de esta elección va a depender que tu bebé esté a gusto y calentito.

¿Para qué edades está pensando?

Existen sacos de dormir desde para los bebés recién nacidos hasta los 36 meses o bien de los 3 a los 6 años. Todo va a depender, claro está de la altura y el peso del niño.

Desde luego que la talla es de lo más importante que debes tener en cuenta. Los podrás encontrar desde adaptables a varias edades hasta los que son de una talla muy específica. De todas formas tendrás a tu disposición sacos para los recién nacidos hasta prácticamente los seis años de edad.

Seguramente lo más económico es optar por los sacos adaptables, teniendo en cuenta también que en cuanto menos te lo esperas tu hijo o hija va a pegar un estirón. Pero si quieres que el saco se adapte a cada estación del año es mejor buscar los de tallas específicas. No nos vamos a engañar, siempre es mejor que el bebé vista con ropa de su talla.

Lo que si debes tener en cuenta es que cuando compres el saco no le quede excesivamente justo ni que le apriete el cuerpo porque no tan sólo se sentirá incómodo sino que también le impedirá esa libertad de movimientos de la que hemos hablado anteriormente. No hace falta que te digamos que tampoco sea demasiado grande ya que de lo contrario incluso podría salir de él. Pero, bueno, esto ya es una exageración.

¿Sólo sirve para la cuna?

Pues no. Una de las grandes ventajas de los sacos de dormir para bebés es que los puedes utilizar en otras circunstancias lejos de la cuna. Por ejemplo, son ideales para darles calor cuando vayas de paseo con tu carro de bebé. O bien también para que estén bien cómodos en su silla para coche. Lo cierto es que estamos hablando de una prenda multiusos.

Sacos de dormir para bebés

Pirulos, comprometidos con el bebé

La gran mayoría de los sacos de dormir para bebés que puedes encontrar aquí están confeccionados por la marca Pirulos. Pues si te parece, vamos a dar algunas de las características de esta empresa:

  1. En realidad, Pirulos es una marca de la empresa Coimasa, que fue fundada en el año 1978 y que desde entonces no ha parado de trabajar para ofrecer a los más peques productos innovadores en el ámbito textil.
  2. Ya lleva más de 25 años en este sector de la confección textil para los recién nacidos y ello ha hecho que se seleccionen con mucho cuidado los tejidos que estarán en contacto con los bebés.
  3. Los productos de Coimasa están certificados con el sello Oeko-Tec 100. ¿Qué significa este sello? Pues que te garantiza que los textiles confeccionados carecen de sustancias nocivas, algo que es fundamental cuando estamos hablando de ropa para bebé.

En definitiva, que el saco de dormir para bebé es el complemento ideal que te va a asegurar que tu recién nacido siempre esté tapado y conserve la temperatura de su pequeño cuerpo. Además, le va a permitir una total libertad de movimientos a diferencia de otras piezas textiles que se lo impedirían.

Con los sacos evitas tener que poner ropa de cuna adicional, eliminando el riesgo consiguiente de que se pueda enredar en ella. También es una pieza textil que evita que gire sobre sí mismo y que quede boca abajo, eliminando también otro riesgo, el de la asfixia. Los sacos son muy ligeros y confortables y el bebé dormirá como un lirón.

Sacos de dormir para bebés

Otros consejos para que el bebé duerma a pierna suelta

Pues muy bien. Ya hemos visto la importancia de un saco de dormir para bebés porque ofrece mucho confort y calor. No obstante, no se te puede escapar que los bebés necesitan de otras cosas para conciliar el sueño. Hay algunas rutinas que debes tener en cuenta. Rutinas como estas:

¿Cuándo empezar con las rutinas?

Los pediatras dicen que la mayor parte de los bebés ya pueden dormir durante toda la noche cuando cumplen los cuatro meses de vida. Sin embargo, enseñarles a dormir se debe hacer mucho antes. Muchos especialistas indican que se ha de empezar cuando tienen seis semanas de vida. Y sí, no te asustes, lo de dormir, también se aprende, sólo tienes que crearle unas rutinas y, por supuesto, seguirlas a rajatabla. ¿Cuáles pueden ser esas rutinas?:

  • Darle un baño siempre a la misma hora de la tarde
  • Leerle un libro antes de que tome su comida
  • Que coma a la misma hora siempre
  • Cantarle una nana
  • Acostarlo a la misma hora.

Otros consejos que nos dicen los pediatras es que hay que tratar de que se despierte también siempre a la misma hora por la mañana y lo mismo tienes que hacer con la siesta. La siesta es muy necesaria. Al contrario de lo que puede parecer no les quita el sueño, todo lo contrario. Claro que tienes que ir ajustando los horarios porque a partir de las 12 semanas los bebés empiezan a dormir más por la noche y menos durante el día.

Lo que es menester es que no te desesperes porque no todos los bebés recién nacidos son iguales. Algunos cogerán estos hábitos inmediatamente y a otros les costará más. Si empiezas con las rutinas y ves que bebé está irritado o llora más de lo acostumbrado quizá sea el momento de parar el “entrenamiento”, esperar un par de semanas y volver a intentarlo.

Sacos de dormir para bebés

Métodos para que duerma

Hay muchísimos métodos para que tu bebé duerma una vez enfundado ya en su saco de dormir para bebés. Lo primero que queremos decirte es que no existe un método mejor que otro. Pero cuando elijas alguno de los que te vamos a dar a conocer tienes que seguirlo a rajatabla y no cambiarlo. Si lo haces despistarás a tu hijo o hija. Si te parece vamos a ver estos métodos:

1.      Dejar al bebé llorar

Sí. Parece cruel. Pero no lo es tanto. No se trata de dejarlo llorar indefinidamente, pero sí a ciertos intervalos mientras el papá o la mamá va entrando y saliendo de la habitación. Eso sí, jamás, jamás lo debéis coger en brazos. También hay quien dice que hay que dejar que el bebé llore largos intervalos porque de esta manera también aprenderá a calmarse él solito.

Uno de los grandes defensores de esta teoría es el especialista Richard Feber. Si quieres conocer más detalles sobre este método te recomendamos que leas este artículo. Por cierto, como habrás visto si has leído este artículo también se le conoce a este sistema como el método del Doctor Estevill.

2.      No dejarle llorar

En las antípodas del método que te acabamos de describir está este. Hay un grupo de especialistas que se decantan por no dejar ni un solo minuto al bebé que quiere conciliar el sueño. Abogan porque los papás entren inmediatamente a la habitación y consuelen al niño. Este método también es partidario de que los papás tienen que dormir unos cuantos meses junto a su bebé. Si estáis interesados en este método clica en este enlace porque vas a encontrar muchas más información.

3.      El método de los cinco pasos

Y entre los dos métodos anteriores está el que te vamos a contar a continuación. Se trata de seguir cinco pasos muy concretos como son:

  • Envolver al bebé
  • Situarlo de lado o boca arriba, que se hace cuando se necesita que se calme
  • Hacer sonidos
  • Mecerle
  • Darle algo que chupar

El defensor de este método es Harvey Karp, autor del libro “El bebé más feliz del barrio” que puedes encontrar prácticamente en todas las librerías del mundo. Y además, te dejamos este video que también te lo explica:

Pues bien. Como te hemos comentado no hay un método mejor que otro. Todos son igual de válidos para conseguir que tu bebé duerma. Pero cuando elijas uno no tienes que variar. ¿Estamos de acuerdo?

Fuente: españolbabycenter.com

¿Cómo prevenir la muerte súbita del lactante?

Hemos dicho en algunos párrafos anteriores que algunos especialistas consideran que los sacos de dormir para bebés son muy indicados para evitar la muerte súbita del lactante, desde luego uno de los aspectos que más preocupa a los papás y a las mamás. Pero ¿qué es la muerte súbita del lactante? Si la quieres conocer con más profundidad puedes echarle un vistazo a este post. Y ¿Cómo evitarla? Pues teniendo en cuenta lo siguiente:

  1. Que el bebé duerma siempre boca arriba
  2. Que duerman siempre en una superficie firme como en una cuna
  3. Dormir en la misma habitación que los padres, pero jamás en la misma cama
  4. Que los colchones de las cunas sean muy firmes
  5. Que la temperatura de la habitación no sea muy elevada
  6. Ofrecerle el chupete porque se considera que abre las vías respiratorias

Sacos de dormir para bebés

En conclusión, los sacos de dormir para bebés son los pijamas y peleles del futuro. Son los que le procurarán a tu bebé que siempre esté calentito y que tenga mucha comodidad. Es indicado para que duerma sin necesidad ni de sábana encimera ni de ningún otro cubrecama. Sólo tienes que tener en cuenta el grosor del saco de dormir para bebé y de la temperatura de la habitación.

Además de utilizarlo para la cuna te sirve para llevarlo en su carro de bebé o en su sillita de coche. Jamás irritará su piel y evita que se den la vuelta, por lo que reduce el riesgo de asfixia. Como ves, todo son ventajas si te decantas por los sacos de dormir para bebés.

Ver más Ver menos

Filtrar por:

¿No encuentras lo que necesitas? Búscalo aquí:



Últimas opiniones de clientes en C&T

7 años contigo cada día ayudándote a decorar tu hogar nos han hecho pasar muy buenos momentos gracias a comentarios de clientes satisfechos que compartimos contigo. ¡Esperamos contar con el tuyo en breve! [Ver más]

Calidad precio muy buena. La medida de la cama perfecta porque la funda nórdica me cae por los lados lo que toca. Un poco descontenta con la empresa de transporte, pq no me dejaron el papel pero se solucionó en seguida.

Sonia Esteve - Albacete

Me encanta porque pedí una colcha a medida y me llegó perfecta. Muy fácil hablar con ellos. Profesionales..

Almudena Payá - Burriana

Precio mínimo garantizado en CasayTextil.com.

Envíos ¡gratuítos! En compras superiores a 60€

Escríbenos o llama al 966 52 11 20.

the creative decoration online shop · casaytextil.com