Bol

Bol: “Recipiente semejante a una taza grande sin asa”. Esta es la definición que da el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua. Por cierto que el cuenco es un “recipiente ancho, hondo, sin asas ni borde”.

Así que puedes llamarlo como quieras, bien bol, que viene de la palabra inglesa “bowl” o cuenco, que es una palabra más española. Ya sabes que todo el mundo tiene la manía de utilizar más las palabras extranjeras que las nuestras. Por cierto, en la edad media existía una palabra para definir al bol: “la escudilla”.

Dicha esta disertación que quizá no venga al caso te preguntarás que para qué sirve un bol. Pues lo cierto es que es al mar de útil en la cocina. Vamos, no nos imaginamos ninguna cocina que no tenga no uno, sino muchos bols entre los platos, los vasos y el resto de la vajilla.

Y ahora, otra pequeña disertación. No creas que los bols son algo de ahora, de reciente creación. Ni mucho menos. Son casi tan antiguos como el hombre. De hecho, si acudes alguna vez a un museo arqueológico podrás ver cuencos hechos de arcilla, piedra y madera. Nuestros antepasados ya utilizaban estos utensilios para comer.

Claro está que con el paso del tiempo y los nuevos materiales los encuentras de cerámica, de vidrio, de bronce, de melanina, de plástico, de acero... Y escucha, también los puedes encontrar de mármol, cobre, plata u oro. Pero esto ya sería rizar el rizo demasiado, ¿no crees?

El bol de cristal te puede servir para guardar los ingredientes o mezclar masas de tartas y pasteles. Los puedes encontrar de muy distintos tamaños desde los 40 mililitros hasta los 4 litros. Si vas a cocinar con ellos quizá es la mejor opción porque tienes completa visibilidad de los alimentos. Otra gran ventaja es que son muy fáciles de lavar, tanto a mano como con el lavavajillas y aguantan tanto las temperaturas bajas como altas.

Últimamente está muy de moda el bol de melanina, también, entre otras cosas por su fácil lavado. La melanina es un material muy utilizado para fabricar platos, tenedores, cuchillos, etc… de camping. Son muy funcionales.

Los de cerámica, además de aunar las ventajas del cristal y de la melanina son también muy apreciados porque ayuda en la decoración de la cocina. Los hay de acero inoxidable, de madera y de otros muchos materiales.

Ya has visto que su principal función es la de cocinar y guardar alimentos. ¿Qué te sobra un poco de comida? Pues tapas del bol con una fina capa de papel de plástico, y a la nevera.

Ahora bien ¿quién no ha puesto unas patatas fritas y unos cacahuetes en un bol, se ha agenciado de un refresco o cerveza de la nevera y se ha sentado tranquilamente en su sofá a ver la televisión? Un placer ¿verdad? ¡Y ya no te decimos nada si tienes la oportunidad de tomar esos aperitivos en una terraza bien fresca!

Ver másVer menos

Últimas opiniones de clientes en C&T

Ver todas las opiniones +

Todo correcto, enhorabuena por la página web, me gusta mucho

- 04/12/2016 00:00 - 5

Todo lo que necesitaba en la misma tienda. Repetiré seguro.

- 04/12/2016 00:00 - 5

Nada malo que decir. Un 10.

- 04/12/2016 00:00 - 5

Recién separado (lo digo para que los de Casa y Textil sepan quien soy), me ayudaron un montón con todas las dudas que tenía. Eran muchas cosas que comprar y me orientaron superbien en todo momento. Rcomendable 100%. Esta gente sabe de que habla. Gracias!! .

- 04/12/2016 00:00 - 5