Vajillas

Una vajilla para cada ocasión. “Sí, claro. Eso sería lo más adecuado, pero las vajillas salen de mi bolsillo y una para cada ocasión me va a resultar un poco claro”. Seguro que lo estás pensando. ¡Pero no! ¡Te equivocas! Puedes tener una para cada ocasión sin que tu bolsillo tenga que sufrir más de lo necesario. Tenemos vajillas para todos los gustos y, por supuesto, para todas las ocasiones.

Pero, ¿qué es lo que tiene que contener básicamente una vajilla? Bueno, pues las buenas costumbres, el llamado protocolo social indica que al menos tienes que tener platos hondos, platos llanos y platos de postre. Eso serían las vajillas como Dios manda.

Ahora bien, puedes tener vajillas lo extensas que tú quieras porque puedes añadir platos y tazas de consomé, una sopera, una salsera y fuentes de los más diversos tamaños y elaborados con los más diversos materiales.

Eso sí, quizá estos últimos elementos sólo los utilices en contadísimas ocasiones, cuando tengas lo que se suele llamar un compromiso familiar o quieras impresionar a los jefes de tu pareja o a algunos amigos muy allegados.

Pero bueno, lo lógico es tener una vajilla para las ocasiones muy especiales y otra muy de batalla, que uses frecuentemente. Esta última, evidentemente, ha de ser de materiales que lo resistan todo.

También dicen las normas de protocolo que los platos se tienen que colocar en la mesa a una distancia de 45 centímetros unos de otros y a unos tres centímetros del borde de la mesa. Claro que no vas a ir con un metro para medirlo. Piensa que son unos dos o tres dedos de separación.

También dice el protocolo que lo elegante es colocar un plato de presentación para que cuando se sienten los comensales y que éste debe ser retirado cuando vayas a poner el plato con la comida. Otros aconsejan poner un platillo para el pan que se debe colocar a la izquierda. Y si en este platillo va un pequeño cuchillo para partir el pan, pues mejor que mejor.

También hay un sinfín de consejos para colocar los vasos, las copas de vino, las copas de cava… y un largo etcétera.

En fin, como ves, las normas de protocolo son a veces curiosas. Tú no vas a poner la mesa todos los días como indican estos expertos del refinamiento. Es imposible que una mujer tan ocupada como tú, con tantas cosas que hacer –que si trabajo, que si niños, que si compras…- tenga tiempo para colocar así la vajilla en cada comida o cena. Pero, ¿a qué es interesante saber estas cosas?

Y si tienes más curiosidad, aquí os dejamos un video que explica cómo montar una mesa formal:

Ver másVer menos

Últimas opiniones de clientes en C&T

Ver todas las opiniones +

Todo correcto, enhorabuena por la página web, me gusta mucho

- 04/12/2016 00:00 - 5

Todo lo que necesitaba en la misma tienda. Repetiré seguro.

- 04/12/2016 00:00 - 5

Nada malo que decir. Un 10.

- 04/12/2016 00:00 - 5

Recién separado (lo digo para que los de Casa y Textil sepan quien soy), me ayudaron un montón con todas las dudas que tenía. Eran muchas cosas que comprar y me orientaron superbien en todo momento. Rcomendable 100%. Esta gente sabe de que habla. Gracias!! .

- 04/12/2016 00:00 - 5