Sábanas Disney Cenicienta

Que levante la mano aquella persona que jamás haya leído el cuento de la Cenicienta o que se lo haya leído a sus hijos antes de dormirse. Que levante la mano aquella persona que jamás haya visto una película de Cenicienta o alguna de las series que se han realizado a lo largo de los años. ¿Podemos ver alguna mano alzada? No, por supuesto que no. Nos lo imaginábamos. Es uno de los cuentos más populares y versionados de la historia.

Seguro que te sabes el argumento de memoria. Una pobre niña huérfana que se va a vivir a casa de una amargada viuda con unas hijas de lo más crueles. ¡Mira qué eran crueles! ¡Mira que le hacían la vida imposible a la pequeña niña! ¿Qué había que fregar el suelo? Pues Cenicienta allá que iba. ¿Qué había que lavar los platos? Pues a Cenicienta le tocaba.

Pero, claro, los malos siempre son malos y nunca pueden ser recompensados. Mira por donde el príncipe heredero del reino que quiere encontrar una esposa y para ello organice la “madre de todos los bailes”. ¡Vaya revolución! Que todas las jóvenes casaderas quieren ir al baile. Todas las jovencitas del reino estaban invitadas. ¿Y a que no adivinas a quién se le prohíbe ir? Pues a Cenicienta.

Mientras las tres hermanastras se preparan y se hacen grandes y espectaculares vestidos, Cenicienta no tiene más remedio que continuar manchándose de ceniza en sus tediosas labores del hogar. Y llega el día de la fiesta. Y las “ogras” que le han tocado por  familia que se van para allá para cazar en matrimonio al príncipe heredero.

Y en los cuentos de hadas siempre aparece ¿quién? Pues la hada madrina que convierte a nuestra protagonista en una auténtica belleza. ¡Vaya traje que le diseña con su varita mágica su hada! ¡Si hasta tiene una carroza espectacular después de dos toquecitos mágicos en dos enormes calabazas! ¿Condición para ir al baile? Pues que vuelva antes de las 12 de la noche y allá que va nuestra jovencita.

¿Y en quién se va a fijar al príncipe? Pues en ella, claro. ¿Y qué pasa cuando tocan las doce campanadas? Que sale corriendo perdiendo un zapato ante la atónita mirada del príncipe heredero. Bendito zapato.

Allá que vemos al “majete” del príncipe probando el zapato en todos los pies femeninos del reino. ¿Y de quién era el zapato? Pues de Cenicienta. Así que no corto ni perezoso la pide en matrimonio, se casan y comen perdices. ¿Habéis visto que frase más tópica nos acaba de salir para acabar con el cuento de la Cenicienta? Pues así ha sido. 

Ver másVer menos

Últimas opiniones de clientes en C&T

Ver todas las opiniones +

Cortinas muy bonitas y de buena calidad.

- 29/09/2020 20:14 - 5

Bien, estoy satisfecha. Ha sido rápido

- 28/09/2020 09:59 - 5

Muy buen servicio.

- 27/09/2020 15:33 - 5

Tienda online seria y con gran variedad

- 26/09/2020 09:07 - 5

Perfecto todo

- 26/09/2020 00:18 - 5

Aaa paaa

- 25/09/2020 11:58 - 5

Mucha variedad y buenos precios

- 24/09/2020 22:34 - 5

La única pega es que tenía que esperar un mes para que llegara el paquete

- 24/09/2020 17:14 - 4